24.6.14

Pure Mixto

La real academia de los artes culinarios lo define como la mezcla en partes iguales de pure de papas con pure de zapallo, o calabaza, que es lo mismo, no jodamos, en igual proporcion.



El mismo constituye una excelente guarnicion para acompannar cualquier milanga, para ser consumida sin importar cual sea su verdad, ya sea esta (la milanga) hecha a base de carne de cerdo, de vaca, de guacamayo, o incluso de soja o berenjena. El argento puede disfrutar de cualquier milanga, aunque la misma no este tecnicamente constituida por una carne. Si a alguien se le ocurriese rebozar porongas todos los argentinos nos hariamos putos sin dudarlo un momento, salvo las argentinas, que seguirian manteniendo su feminidad, aunque tal vez serian un poco mas promiscuas.
Y toda esta perorata viene simplemente a modo de prolegomeno para expresar la siguiente opinion personal, que de ningun modo pretende representar a todo puedesverlo, sino que es la simple subjetividad de quien suscribe: esta bien hacerse un pure mixto si te queda una papa y un pedazo de calabaza y nada mas en la casa, esta bien comerse un pure mixto si te lo tiran en el plato. Incluso esta bien mezclar la calabaza con la papa hasta lograr un color uniforme. No obstante lo cual, es de propio de  emo pechofrio pedir un pure mixto en un local expendedor de comidas, o ir a la verduleria y concientemente adquirir las dos variantes para luego de hacerlas pure, mezclarlas.
Haga usted un examen de conciencia, elija: papa o zapallo y pase un hermoso momento comiendo lo que sus entrannas realmente desean.
No hago extensivas estas consideraciones al flan mixto, que es un manjar si se acompanna con abundante dulce de leche, como D10s manda.

28.9.12

Revolution

El siguiente relato se desprende de una charla matutina de bondi al laburo con el se~or Hernan E. Dicho se~or no solo no se encontraba en el bondi, sino que tal vez ni siquiera estaba yendo a yugar. La charla fue posible gracias a estos nuevos artefactos que le permiten a uno incomunicarse con otro a distancias grandes como la gran puta.
Le manifestaba yo mi enorme sorpresa al observar un afiche en el cual se promocionaba la actual gira de The Wailers, la cual han osado llamar "Revolution Tour" (!) aparentemente sin un dejo de verguenza. Nos vienen a vender la revolution estos muchachos que hace 50 a~os andan colgados del miembro de Bob Marley.
Justamente le hablaba de esto al sr. Hernan ya que en una ocasion el mismo habia dejado entrever que le gustaba un tema de reggae, el primero, los demas son todos iguales.
Mire colega, me decia, revolution significa tambien vuelta. Tal vez estos muchachos tan tibios que ni siquiera lucharon por la independencia de su pais, se refieren al eterno retorno de lo mismo, ese que le gusta a Nietzche.
Que lo pario, lo que es saber el idioma y la filosofia... Uno por ahi prejuzga por ignorante, ¿vio?

6.3.12

5 medidas para adecuar la educación pública

A continuación les presento cinco medidas que yo tomaría si asumiera funciones públicas para poner a la educación en el lugar que se merece.


1 - Equipar a las escuelas con computadoras personales de ultimísima tecnología, a los alumnos con notebooks e instalar wifi hasta el más recóndito recoveco de cada establecimiento.
Todos los insumos y servicios provistos por empresas que sean de mi confianza. No para garantizarme retornos económicos y hacer mi vida mas relajada, como algunos desestabilizadores señalarán. Sino para tener plena seguridad de que el material sea de buena calidad.

2 - De algún lado tendría que salir el presupuesto para el punto "1". Simple, rebajas salariales a los docentes y tomando una porción de sus dietas cuando faltan a clases. Esto no afectaría a la calidad educativa, porque los verdaderos docentes tienen algo llamado vocación, que les permite enseñar aunque no sean cumplidas sus necesidades básicas. Los que no tienen vocación simplemente son unos hippies (se pronuncia jipis) miserables que sólo están en el tema por la obra social, las vacaciones y sólo 20 horas semanales de trabajo.

3 - Fomentar la educación privada.
No podemos dejar que los hijos bien como los nuestros, se vean influenciados por ese profesorado hippie, a quien claramente el dinero no le importa (sino no estaría ejerciendo esa profesión). Como todos sabemos, ese tipo de enseñanza fomenta el marximo y tal vez, aunque no está comprobado, la homosexualidad entre personas del mismo sexo.
Por otra parte nuestros hijos podrían tener que sufrir la convivencia codo a codo con seres inferiores, como los hijos de nuestros sirvientes, ya sean porteros, mayordomos, albañiles, o incluso quienes pasean nuestros perros o limpian nuestra pileta. Estoy hablándoles de la clase obrera, damas y caballeros ¡imaginen ustedes la ignominia! No quiero abrumarlos, pero piensen ustedes que esta gente... podría ser incluso ser nativa de países limítrofes, que no son el nuestro...

4 - Reformar los planes educativos.
De manera tal que en las escuelas públicas no se enseñe un programa demasiado complejo y largo. De nada vale entretener a nuestros futuros sirvientes con contenidos que en nada los beneficiarían, por ejemplo, cuando preparen un pancho en un carrito. Cada año que les hacemos perder en la escuela es un año menos de vida útil de un obrero no calificado que bien podría estar limpiando nuestra vereda.

5 - Incentivos.
Es proverbial en la cultura argentina la avidez por la ventaja.
En el presupuesto educativo, estaría contemplada una cierta caja chica, para que el docente pueda ofrecerle a los alumnos un cierto beneficio a cambio de su estudio. "Rodríguez, hay un diego si recita bien la tabla del 3". Este esquema, a diferencia de otros que se eligen en forma arbitraria y vana, sería de utilidad por ejemplo si el estudiante planea convertirse en un agente de seguridad o de control.

26.9.11

El Piropo

En el diccionario de la Real Academia Española se lo define como: lisonja (alabanza afectada para ganar la voluntad de alguien) o requiebro (lisonjear a una mujer alabando sus atractivos).

Tradicionalmente iba dirigido a una mujer, y solía ser emitido con un profundo respeto e intenciones de conquistar a la dama. Pero, en la actualidad, los piropos se escuchan de manera constante entre desconocidos y muchas veces pueden ser ofensivos y machistas como por ejemplo: “te hago todo menos upa”. Por otro lado, ya no solo los hombres son quienes tienen el valor suficiente para “gritar” un halago, ahora las mujeres no se quedan atrás.

Cabe destacar que el piropo en la Argentina se trata de un enunciado al pasar, ocurrente y perspicaz haciendo alusión a la belleza de quien lo recibe. Puede generar sorpresa como no, o sea el receptor puede estar esperándolo o puede quedar atónito al escucharlo.


La reacción ante los piropos, depende de varios factores:
El emisor: puede tener buenas intenciones como halagar al receptor con frases que pueden ir desde: “adiós, hermosa” hasta otras más largas, elaboradas e ingeniosas o divertidas como: “quisiera ser papa frita para acompañar ese lomo”. Pero, muchas veces las intenciones van más allá de un simple halago y pueden ofender al receptor, quien se siente quizás humillado, degradado o indignado ante semejante uso de la lengua y elección del vocabulario. Un ejemplo puede ser “Como me gustaría ser surtidor para que me agarres la manguera” (y nos reservamos más ejemplos, por motivos obvios de su naturaleza poco elegante).
El receptor: puede estar esperando el piropo ya sea porque lo presiente por distintos motivos, o porque es una situación habitual; también puede quedar anonadado, para bien o para mal. La habitual reacción es la de seguir caminando con una mirada indiferente clavada en un punto distante, pero también puede contestarse con una simple sonrisa o con insulto en el caso de que lo que lo antedicho se haya tomado como una ofensa.
El mensaje en sí: de este depende obviamente la reacción del receptor. Puede tratarse de una frase sumamente ingeniosa, tal vez hasta divertida, o simplemente ser una “grosería”.


Aun cuando el piropo, hoy en día, se toma más como una agresión o un ataque, debe tenerse en cuenta que no siempre son mal intencionados. Este tipo de práctica es tal vez una tradición en la Argentina y no debería perderse; por lo tanto debemos rescatar el juego de palabras, la rapidez para crearlos o recordarlos y la osadía de quien lo emite.

Por Emilia L.

17.2.11

Como hacer para nadar en plata

Desde que obtuve mi master en macroeconomía y comercio exterior, y me consolidé como un as de las finanzas, la gente me hace toda clase de preguntas:
"Master, Master, ¿qué e' lo quee' un plazo fijo?"
"Master, Master, ¿dónde me conviene invertir la plata?"
"Master, Master, ¿Dónde están esos sueños que he perseguido?"
La lista es interminable. Voy a hacer uso hoy de mis vastos conocimientos adquiridos durante aquellos momentos felices donde mi única preocupación era el estudio y no qué carretilla comprar para trasladar las enormes sumas de dinero que manejo hoy en día: responderé a la primera de las preguntas.
Todos habremos visto esa propaganda donde le preguntan a un ser humano con un rostro que pretende convencer al mundo que cuyo portador es un estúpido de proporciones épicas, incapaz de cualquier proceso más complejo que sacarle el escarbadientes a un chegusán de milanga: ¿qué es un plazo fijo? a lo cual el idiota responde "ponés plata, no hacés nada y después tenés más plata".
Si bien esto es cierto, los plazos fijos dan una tasa de un 10% anual, o menos, mientras que la inflación anual anda en el 25% (yo diría que es un cálculo conservador).
Por lo tanto, no hacés nada y después tenés más plata. Pero con toda esa plata te podés comprar menos cosas. Tu poder adquisitivo disminuyó un 15%. Tengamos en cuenta que si en vez de constituir un plazo fijo, trámite que ahora se puede hacer con un par de clicks por la interné, guardabamos el dineral abajo del colchón, el poder adquisitivo hubiese disminuido un 25%, es decir la inflación misma.
En definitiva, el plazo fijo es una verga, pero es mejor que nada.
Uno podría preguntarse como hacen los bancos para permitirse la generosidad de multiplicarnos el dinero.
Los bancos, entre otros buenos negocios, otorgan prestamos a tasas diminutas y juegan en la bolsa donde incluso sin arriesgar demasiado se pueden obtener mayores dividendos.
Si queremos despreciar las migajas que nos arrojan los bancos y jugar directamente en las grandes ligas, en la bundes liga de la especulación económica nacional, les propongo el siguiente negocio: teniendo en cuenta que Géminis está entrando en el nodo lunar, este semestre hay movimientos kármicos favorables a (ALUA) Aluar (que obviamente está acompañado hace ya 7 meses por la influencia benévola de Saturno que esta en su fase menguativa), se puede inferir que durante esta semana esta sería una acción segura para comprar mientras siga bajo los $6, luego podría ser demasiado tarde pues ésta despegará raudamente hasta un valor final de entre $10 y $12 antes de Julio, momento en el cual habría no sólo que desarmar a velocidad diarreica toda la posición, sino también aprovechar la ganancia amasada para abandonar el país en forma urgente pues se avecina una debacle pre-electoral desatada por fuertes invasiones troskas que teñirían al país de rojo bolchevique, entre otras cosas con la abolición de la propiedad privada y el dilatamiento de la jornada laboral a 16 horas, provocando enormes malestares sociales que se manifestarán con piquetes al por doquier, saqueos, sodomizaciones públicas a enemigos políticos y varias olas de invasiones zombies.

14.12.10

Tabaquería

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
Cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién son
(Y si lo supiesen, ¿qué sabrían?)
Ventanas que dan al misterio de una calle cruzada constantemente por la gente,
Calle inaccesible a todos los pensamientos,
Real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta,
Con el misterio de las cosas bajo las piedras y los seres,
Con el de la muerte que traza manchas húmedas en las paredes,
Con el del destino que conduce al carro de todo por la calle de nada.
Hoy estoy convencido como si supiese la verdad,
Lúcido como su estuviese por morir
Y no tuviese más hermandad con las cosas que la de una despedida,
Y la hilera de trenes de un convoy desfila frente a mí
Y hay un largo silbido
Dentro de mi cráneo
Y hay una sacudida en mis nervios y crujen mis huesos en la arrancada.

Hoy estoy perplejo, como quien pensó y encontró y olvidó,
Hoy estoy dividido entre la lealtad que debo
A la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,
Y la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro. Fallé en todo.
Como no tuve propósito alguno tal vez todo fue nada.
Lo que me enseñaron
Lo eché por la ventana del traspatio.
Ayer fui al campo con grandes propósitos.
Encontré sólo hierbas y árboles
Y la gente que había era igual a la otra.
Dejo la ventana y me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?

¿Qué puedo saber de lo que seré, yo que no sé lo que soy?
¿Ser lo que pienso? ¡Pienso ser tantas cosas!
¡Y hay tantos que piensan ser esas mismas cosas que no podemos ser tantos!

¿Genio? En este momento
Cien mil cerebros se creen en sueños genios como yo
Y la historia no recordará, ¿quién sabe?, ni uno,
Y sólo habrá un muladar para tantas futuras conquistas.
No, no creo en mí.
¡En tantos manicomios hay tantos locos con tantas certezas!
Yo, que no tengo ninguna ¿puedo estar en lo cierto?
No, en mí no creo.
¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo
Genios-para-sí-mismos a esta hora están soñando?
¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas
-Sí, de veras altas y nobles y lúcidas-
Quizá realizables,
No verán nunca la luz del sol real ni llegarán a oídos de la gente?
El mundo es para los que nacieron para conquistarlo
No para los que sueñan que pueden conquistarlo, aunque tengan razón.
He soñado más que todas las hazañas de Napoleón.
He abrazado en mi pecho hipotético más humanidades que Cristo,
He pensado en secreto más filosofías que las escritas por ningún Kant.
Soy y seré siempre el de la buhardilla,
Aunque no viva en ella.
Seré simpre el que no nació para eso.
Seré siempre sólo el que tenía algunas cualidades,
Seré siempre el que aguardó que le abrieran la puerta frente a un muro que no tenía puerta,
El que cantó el cántico del Infinito en un gallinero,
El que oyó la voz de Dios en un pozo cegado.
¿Creer en mí? Ni en mí ni en nada.
Derrame la naturaleza su sol y su lluvia
Sobre mi ardiente cabeza y que su viento me despeine
Y después que venga lo que viniere o tiene que venir o no ha de venir.
Esclavos cardíacos de las estrellas,
Conquistamos al mundo antes de levantarnos de la cama;
Nos despertamos y se vuelve opaco;
Salimos a la calle y se vuelve ajeno,
Es la tierra y el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.
Come chocolates, muchacha,
(¡Come chocolates!
Mira que no hay metafísica en el mundo como los chocolates,
Mira que todas las religiones enseñan menos que la confitería.
¡Come, sucia muchacha, come!
¡Si yo pudiese comer chocolates con la misma verdad con que tú los comes!
Pero yo pienso y al arrancar el papel de plata, que es de estaño,
Echo por tierra todo, mi vida misma.)

Queda al menos la amargura de lo que nunca seré,
La caligrafía rápida de estos versos,
Pórtico que mira hacia lo imposible.
Al menos me otorgo a mí mismo un desprecio sin lágrimas,
Noble al menos por el gesto amplio con que arrojo,
Sin prenda, la ropa sucia que soy al tumulto del mundo
Y me quedo en casa sin camisa.
(Tú que consuelas y no existes, y por eso consuelas,
Diosa griega, estatua engendrada viva,
Patricia romana, imposible y nefasta,
Princesa de los trovadores, escotada marquesa del dieciocho,
Cocotte célebre del tiempo de nuestros abuelos,
O no sé cual moderna -no acierto bien la cual-
Sea lo que seas y la que seas, ¡si puedes inspirar, inspírame!
Mi corazón es un balde vacío.
Como invocan espíritus los que invocan espíritus me invoco,
Me invoco a mí mismo y nada aparece.
Me acerco a la ventana y veo la calle con una nitidez absoluta.
Veo las tiendas, la acera, veo los coches que pasan,
Veo los entes vivos vestidos que pasan,
Veo los perros que también existen,
Y todo esto me parece una condena a la degradación
Y todo esto, como todo, me es ajeno.)

Viví, estudié, amé y hasta tuve fe.
Hoy no hay mendigo al que no envidie sólo por ser él y no yo.
En cada uno veo el andrajo, la llaga y la mentira.
Y pienso: tal vez nunca viviste, ni estudiaste, ni amaste, ni creíste
(Porque es posible dar realidad a todo esto sin hacer nada de todo esto.)
Tal vez has existido apenas como la lagartija a la que cortan el rabo
Y el rabo salta, separado del cuerpo.

Hice conmigo lo que no sabía hacer.
Y no hice lo que podía.
El disfraz que me puse no era el mío.
Creyeron que yo era el que no era, no los desmentí y me perdí.
Cuando quise arrancarme la máscara,
La tenía pegada a la cara.
Cuando la arranqué y me vi en el espejo,
Estaba desfigurado.
Estaba borracho, no podía entrar en mi disfraz.
Lo acosté y me quedé afuera,
Dormí en el guardarropa
Como un perro tolerado por la gerencia
Por ser inofensivo.
Voy a escribir este cuento para probar que soy sublime.
Esencia musical de mis versos inútiles,
Quién pudiera encontrarte como cosa que yo hice
Y no encontrarme siempre enfrente de la Tabaquería de enfrente:
Pisan los pies la conciencia de estar existiendo
Como un tapete en el que tropieza un borracho
O la esterilla que se roban los gitanos y que no vale nada.

El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta y se instala contra la puerta.
Con la incomodidad del que tiene el cuello torcido,
Con la incomodidad de un alma torcida, lo veo.
El morirá y yo moriré.
El dejará su rótulo y yo dejaré mis versos.
En un momento dado morirá el rótulo y morirán mis versos.
Después, en otro momento, morirán la calle donde estaba pintado el rótulo
Y el idioma en que fueron escritos los versos.
Después morirá el planeta gigante donde pasó todo esto.
En otros planetas de otros sistemas algo parecido a la gente
Continuará haciendo cosas parecidas a versos,
Parecidas a vivir bajo un rótulo de tienda,
Siempre una cosa frente a otra cosa,
Siempre una cosa tan inútil como la otra,
Siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
Siempre el misterio del fondo tan cierto como el misterio de la superficie,
Siempre ésta o aquella cosa o ni una cosa ni la otra.
Un hombre entra a la Tabaquería (¿para comprar tabaco?),
Y la realidad plausible cae de repente sobre mí.
Me enderezo a medias, enérgico, convencido, humano,
Y se me ocurren estos versos en que diré lo contrario.

Enciendo un cigarro al pensar en escribirlos
Y saboreo en el cigarro la libertad de todos los pensamientos.
Fumo y sigo al humo con mi estela,
Y gozo, en un momento sensible y alerta,
La liberación de todas las especulaciones
Y la conciencia de que la metafísica es el resultado de una indisposición.
Y después de esto me reclino en mi silla
Y continúo fumando.
Seguiré fumando hasta que el destino lo quiera.
(Si me casase con la hija de la lavandera
Quizá sería feliz).
Visto esto, me levanto. Me acerco a la ventana.
El hombre sale de la Tabaquería (¿guarda el cambio el la bolsa del pantalón?),
Ah, lo conozco, es Estevez, que ignora la metafísica.
(El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta).
Movido por un instinto adivinatorio, Estevez se vuelve y me reconoce;
Me saluda con la mano y yo le grito ¡Adiós, Estevez! y el universo
Se reconstruye en mí sin ideal ni esperanza y el Dueño de la Tabaquería sonríe.

Álvaro de Campos
Versión de Miguel Ángel Flores

9.11.10

¿Dónde habrá una ciudad en la que alguien silbe un tango?

Estaba caminando las calles rosarinas bajo la lluvia, preguntándome por qué carajo la gente le tiene tanto miedo a un poco de agua cayendo sobre sus cabezas. No estoy hablando de los truenos que son una cosa estrepitosa, es razonable que alguno se sobresalte al escuchar la manifestación de semejante fuerza natural. Me refiero a la lluvia, simplemente... ¿Acaso esa gente que se esconde abajo del paraguas, como si estuviera lloviendo ácido, no usa la ducha? ¿Acaso cuando prenden la ducha ponen la misma cara de estar siendo rociados con orín? Es para mí un misterio.
Me encontraba en esos discurrires cuando sin motivo aparente se me metió en la cabeza la vernacular letra de "La última curda". En particular la parte de
Cerrame el ventanal
que arrastra* el sol
su lento caracol de sueño...
(*) a veces dice "que quema el sol"
¿qué demonios significará?
Caminé bastante hoy, no te voy a decir que no, pero unas (pongamoslé) 20 cuadras (por tirar un número) después escucho que un mostro va silbando la inconfundible melodía del mismísimo tangazo que ocupaba mis pensamientos. Ya se, no me digás, tenés razón, no es una coincidencia como para caerse de culo, debe ser el tango más conocido del universo todo, pero me puso contento: el muñeco iba tan copado silbando el tango que me dio ganas de pararlo y proponerle cantarlo a capela y a los gritos. Pero esas cosas no se hacen en sobriedad.
Haciendo una asociación inmediata me acordé de "El Anillo del Capitán Beto", esa lírica maravillosa del Flaco Spinetta, una buena medicina para los que idealizan el escape al exterior como panacea universal.